Libros Libres

Libros libres, sin ideas fijas y a la búsqueda de la idea perdida, no encontrada. Textos de luz, poesía constante. Lectura de textos sin fín, hasta más allá del horizonte, que no existe, emociones que vuelan, no contenidas. Ritmos interiores que toman cuerpo con la materia del papel y se diluyen en el espacio, en la profundidad de la luz y la libertad. Transgresión al arrancar trozos del papel, gestos y procedimientos de destrucción en el arte para construir otra cosa. Los crujidos del papel rasgado deberíamos de oírlos en la obra musical del papel, sinfonía de luz que se convierte  en «música callada y soledad sonora» (San Juan de la Cruz).

Libros que no han sido hechos para ser leídos, sino mirados, tocados y amados y a veces de hojas desojadas. Necesidad del blanco como concepto. De todos modos una página nunca es totalmente blanca y si lo es, funciona como el silencio en la música, el blanco se enriquece de la luz y colores que lo rodean.